Queremos tener una mascota!

Adquirir una mascota es una decisión que debe ser tomada por todo el grupo familiar, y principalmente aprobada por quienes van a encargarse de ésta, evitando ser impulsivos, coaccionados u obligados a tenerle ya que la intención es que tanto la mascota como los propietarios disfruten al tenerse uno al otro. Tener una mascota en casa ayuda a valorar la vida, a respetar a los demás, a tener una responsabilidad y con suerte… conocer el amor de manera incondicional; nunca debemos adquirir una mascota como sustituto por una pérdida física, moda, recomendación o imposición, debemos hacerlo porque realmente lo deseamos.

Luego de tomar la decisión de tener una mascota, debemos establecer cuál es la especie y sexo que más nos gustarían y dentro de esas opciones escoger la que más nos convendría tener en nuestro hogar, dependiendo de quienes viven en él y de nuestra disposición de tiempo, espacio y dinero. Si por ejemplo, el grupo familiar está conformado por adultos quienes permanecen poco tiempo en la casa, lo mejor sería tener una mascota de pocas exigencias como felinos, peces o pequeñas aves provenientes de criaderos. Si por el contrario, el grupo familiar estuviese conformado por adultos y niños (as) sería más recomendable tener una mascota con la cual interactuar un poco, como un roedor, felino o canino.

En el caso de optar por tener una mascota canina, primero debemos establecer si queremos comprar un cachorro o adoptar una mascota (cachorra o adulta); luego si queremos que sea hembra o macho, tomando en consideración los aspectos reproductivos (si queremos o no que tengan cachorros o si van a ser esterilizados), también tomar en cuenta las conductas de marcaje por territorialidad (los machos tienen mayor tendencia a orinar para establecer su territorio).

Ahora, debemos precisar el tamaño de la mascota que podemos mantener, dependiendo de nuestra disponibilidad de espacio y si queremos que sea una mascota de interiores (que viva dentro de la casa) o de exteriores (que viva en el jardín o patio); hay que tener en cuenta que una mascota de raza mini o pequeña no significará menos destrozos, solo significará destrozos más pequeños ya que la capacidad destructiva de una mascota no vienen dada por su tamaño sino por la educación proporcionada por sus propietarios, por lo cual debemos dedicar tiempo a enseñar a nuestras mascotas cuál es el espacio que pueden ocupar, dónde realizar sus necesidades fisiológicas (orinar y defecar), cuál es el espacio destinado para su agua y comida, así como para su área de juegos y su cama.

Como podrán darse cuenta, la decisión de tener una mascota es casi igual de difícil que la decisión de tener un hijo porque aunque sean de una especie diferente a la nuestra, éste nuevo miembro de la familia conlleva una serie de deberes, obligaciones y gastos monetarios; pero también una enorme cantidad de alegría y momentos inolvidables.

“La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la manera como ellos tratan a sus animales” Mahatma Gandhi

María Gabriela Quevedo
Médico Veterinario
Agromédica Veterinaria C.A, S.A.
info@agromedica.co.cr