LA ENFERMEDAD DEL MOSQUITO Leishmaniasis Visceral Canina

LA ENFERMEDAD DEL MOSQUITO Leishmaniasis Visceral Canina

La Leishmaniasis Visceral Canina es una enfermedad crónica producida por un parásito del género de la Leishmania que afecta la piel, bazo, hígado, ganglios linfáticos, etc.

Es transmitida por la picadura de un mosquito, Phlebotomus (en regiones mediterráneas y tropicales) o Lutzomia (regiones tropicales y subtropicales), que se vuelve portador al picar a otros perros infectados. Una vez que ha picado a un animal enfermo transporta en su interior las Leishmanias y las transmite a otro animal sano cuando le pica.

No se contagia por contacto directo, secreciones (saliva, etc), heridas, orina, ni heces y es transmisible al hombre. Es una patología infecciosa zoonótica de importancia para la salud, se encuentra en toda Latino América. En Costa Rica la Leishmania es conocida por los campesinos como “papalomoyo”, del nahual: papalotl: mariposa y moyotl: mosquito.

Se especula que la Leishmaniasis Visceral Canina se encuentra en Costa Rica alrededor 1980, cuando fue reportado el primer caso. Se trataba de una perra dálmata venida de  Alicante, España, atendida en la Escuela de Veterinaria de la Universidad Nacional, en Heredia, Costa Rica. La perra ya tenía 18 meses en Costa Rica, asintomática, cuando dio positivo a la enfermedad. Mendoza y cols, quienes trataron a esta perra creen que fue el inicio de la Leishmaniasis Visceral Canina en el país (fuente www.scielo.sa.cr)

Síntomas de la Leishmaniasis Visceral Canina

Existen varios síntomas que podrían indicar la presencia de Leishmaniasis en su perro, los más comunes son:

  • Pérdida del pelo que va aumentando progresivamente.
  • A veces se observa pérdida de pelo alrededor de los ojos dando el aspecto de un antifaz.
  • Descamación de la piel, presencia de nódulos y úlceras en algunas partes del cuerpo.
  • Pérdida de peso severa, debilidad y falta de actividad.
  • Crecimiento exagerado de las uñas.
  • Sangrado por la nariz y boca.
  • La fiebre y la diarrea son características de los estados avanzados de la enfermedad.

Pronóstico de un perro con la enfermedad del mosquito

El diagnóstico de animales enfermos, de la también conocida como enfermedad del mosquito, se realiza mediante análisis de sangre, biopsias de piel, microscopio, cultivos y serología.

Como comentamos antes, la Leishmaniasis, es una zoonosis, es decir también pueden padecerla los humanos. Afortunadamente, para las personas, si existen medicamentos efectivos. Por otro lado, en el caso de los perros la situación es diferente.

El tratamiento adecuado elimina los síntomas, pero la Leishmaniasis Visceral Canina NO se cura

Existen 4 estadios clínicos de la enfermedad, el único que tiene un pronóstico potencialmente favorable es el primero, donde el perro presenta sólo signos clínicos leves, no tiene alteraciones clínico-patológicos y el título de anticuerpos antilesihmania es negativo o positivo bajo.

Con el tratamiento adecuado se puede lograr que el perro se sienta mejor y dependiendo del estadio de la enfermedad, los síntomas pueden llegar a eliminarse. Sin embargo, el parásito permanecerá en el perro toda su vida. El perro puede tener recaídas periódicas en las cuales los síntomas pueden volver a aparecer y se tiene que repetir el tratamiento.

La Leishmaniasis Visceral Canina es incurable, el parásito sobrevive y el perro será portador y una posible fuente de contagio. Aunque hay quienes dicen que los perros en tratamiento tienen menos probabilidades de contagiar a otros, ya que el parásito está más debilitado que en los animales sin tratamiento. Sin embargo, en muchos casos los perros con Leishmaniasis Visceral Canina son sacrificados, para evitar la propagación de la enfermedad.

La mejor solución contra Leishmaniasis Visceral Canina es la prevención

Prevenir la Leishmaniasis Visceral Canina pasa por un paso evidente, al ser transmitida por un vector, el mosquito, con controlar su presencia, evitamos la enfermedad. Como individuos, podemos ayudar en este sentido, eliminando los posibles criaderos de mosquitos, como aguas estancadas en casa o en nuestros alrededores y sumándonos a campañas públicas de higiene ambiental.

A nivel de las propias mascotas, también hay una forma de proteger a nuestros perros de la enfermedad del mosquito.

La mejor prevención contra la Leishmaniasis Visceral Canina consiste en desparasitar al perro externamente.

Una buena desparasitación, no solo ayudará con la prevención de la enfermedad del mosquito, también lo protegerá de otros parásitos externos, como pulgas y garrapatas que también transmiten otras enfermedades, potencialmente mortales, para su mascota.

Los repelentes de mosquitos para mascotas son una excelente ayuda, pipetas, collares, etc., le ayudarán a protegerla. Pregunte a su veterinario en su tienda de mascotas de confianza.

NO use repelentes de uso humano pues pueden ser tóxicos para los perros, busque el apropiado para su mascota.

Recomendaciones adicionales.

  • Vigile la salud de su mascota.
  • Lleve a su mascota al veterinario para su chequeo anual.
  • El control de insectos, limita las posibilidades de contagio de esta terrible y mortal patología.
  • Algunos perros son resistentes y, aunque reciban picaduras de los flebotomos, nunca mostrarán síntomas de la enfermedad siempre y cuando estén correctamente alimentados y no estén sometidos a estrés. Mantenga a su mascota bien cuidada.

¿Tienes preocupaciones sobre la Leishmaniasis Visceral Canina? Si necesitas asistencia, o quedaste con dudas, puedes asesorarte en Agromedica Veterinaria. Nuestros Médicos Veterinarios pueden responder cualquiera consulta con respecto al tema.

Visítanos, estamos en: