El gato negro y sus mitos

El gato negro y sus mitos

El gato negro ha estado asociado en muchos países y culturas con la mala suerte y Costa Rica no es la excepción.

En Costa Rica, al menos el 32% de las personas reconocen ser supersticiosas, por lo que se estima que el número debe ser mayor, ya que mucha gente no quiere admitir creer en esas cosas. Las diferentes culturas han creado sus propias supersticiones que pasan de generación en generación y hace que muchas de esas creencias se compartan entre diferentes pueblos.

Entre las supersticiones más comunes, están los mitos sobre el gato negro, situación que ha perjudicado mucho a los gatos, que han sido víctimas de abuso por las creencias infundadas derivadas de su color. Para desmitificar a los pobres mininos, queremos tocar el tema sobre las creencias asociadas a los gatos, las buenas y las malas, al fin de cuentas, lo que hay que recordar, es que los gatos son excelentes mascotas y magníficos miembros de sus familias humanas.

Los mitos del gato en la historia

Los gatos han sido adorados por muchas antiguas culturas, como en el caso de los egipcios quienes fueron los que comenzaron a domesticarlos hacia el año 3000 A.C., y los tenían en tan alta estima que consideraban que tenían facultades “divinas”. Convencidos de que tenían alma, cuando un gato moría los dueños se afeitaban las cejas en señal de duelo y al gato se le momificaba colocándolo en sitios sagrados junto a un grupo de ratones momificados para que le hicieran compañía.

Los griegos también se interesaron mucho en los gatos y trataron de comprar algunos a los egipcios, pero por la naturaleza sagrada de estos felinos no los vendieron, por lo que se los llevaron de contrabando a Grecia donde empezaron a criarlos. Posteriormente los romanos también reconocieron el valor de los gatos, las legiones los consideraban como grandes trofeos de guerra en su conquista del Nilo, incluso en Roma se dictaron leyes para su protección.

En siglo X los ingleses publicaron normas para su protección, inclusive el que matase un gato debía indemnizar al dueño con trigo para compensar sus pérdidas del cereal a causa de los topos. Los gatos eran muy reconocidos por sus cualidades cazadoras que permitían mantener limpios de roedores los sitios donde se almacenaban los granos.

¿Cuándo empezó la mala suerte de los gatos?

Los gatos vivieron felices y protegidos hasta la Edad Media, cuando en la época de oscurantismo a mediados del siglo XIII, se estableció que eran símbolos diabólicos y que estaban asociados con las brujas. La posesión de un gato bastaba para acusar a una persona de brujería y la condena era más severa si el gato era negro. 

Se dice que como resultado de la eliminación de los gatos, se desató la peste negra en Europa, debido a la proliferación de las ratas al no haber gatos que las controlaran.

No es hasta el siglo XVII que se reivindica a los gatos, reconociendo sus habilidades para cazar y controlar roedores y por ende plagas transmitidas por estos. El gato conquista parte de su antiguo prestigio y no solo se utiliza como cazador, sino que entra a las casas como animal de compañía.

Sin embargo, aún hoy en día el gato sigue siendo víctima de supersticiones, más aún si es un gato negro.

Supersticiones que siguen asociadas al gato negro

En muchos lugares se cree que si un gato negro se cruza en tu camino traerá mala suerte, pero es buena señal si va adelante.

Hay sitios donde tener un tener un gato negro en casa es de buena suerte. Por ejemplo, en el Reino Unido los gatos negros son de buena suerte y se considera buen signo si un gato negro se cruza en tu camino. En la Inglaterra victoriana y en Escocia se decía que si los recién casados se encontraban un gato negro en la entrada de su nueva casa simbolizaba la prosperidad y felicidad en el matrimonio.

En otras partes, al gato negro, se le considera un talismán para los juegos de azar, especialmente si se toca uno antes de jugar. Por el contrario si el gato es rojo, es de mala suerte. Los marineros también consideraban que tener un gato en los barcos, era de buena suerte y sus esposas llevaban un gato a casa, para asegurar que sus maridos vuelvan sanos y salvos de altamar.

Supersticiones de los gatos en Costa Rica

En Costa Rica también se cree que, si un gato negro se atraviesa en el camino, traerá mala suerte porque puede ser una bruja. Además, se dice que si un gato se está limpiando la cara es porque se aproximan visitas. También se asegura que si un joven llega a pisar la cola de un gato se quedará soltero y si es una mujer la que la pisa, se perderá alguna fiesta.

¿Conocen alguna otra superstición costarricense asociada a los gatos?

El caso es que las supersticiones han afectado a los gatos en el pasado y todavía lo siguen haciendo. No solamente son víctimas de malos tratos y miedos irracionales, si no que estos miedos han llevado incluso a que los gatos negros tengan índices muy bajos de adopción en los refugios. O que los adopten con malos fines, sobre todo en fechas como los viernes 13 o Halloween, por eso si diriges un refugio o tienes gatitos negros en adopción, ten especial cuidado en estas fechas.

Los gatos negros llevan la injusta reputación de que son portadores de mala suerte, por eso, queremos recordarles que los gatos pueden ser un perfecto animal de compañía, son cariñosos con sus humanos, familiares y además muy útiles por sus cualidades cazadoras.

Muchas de las personas que vienen a Agromédica Veterinaria tienen gatos que viven vidas felices con sus familias humanas y esperamos que esta tendencia siga creciendo por toda Costa Rica.

Si tienes un gato y necesitas asistencia sobre su cuidado, alimentación, medicinas, etc., no dudes en visitarnos y consultarnos, estamos a la orden para ayudarte.

Estamos en: