Asma, Alergias y Mascotas

Recientemente se han venido desarrollando una gran cantidad de estudios que establecen la relación existente entre el asma, las enfermedades alérgicas y la tenencia de mascotas. En los últimos años, investigadores de la Universidad de California, Universidad de Wisconsin (USA) y la Universidad de Uppsala (Suecia) entre otras, han determinado que los niños que crecieron en un entorno en el que había perros  tenían aproximadamente un 15% menos probabilidades de padecer asma de adultos que los que no se criaron con animales y aquellos quienes crecieron en un ambiente de granja habían reducido el riesgo a la mitad; esto es debido a que se produce un reforzamiento del sistema inmune y los protege contra el Virus Respiratorio Sincicial que puede provocar el asma.

Se estima que sólo un 10% de la población general es alérgica a los animales domésticos, pero por lo menos el 30% de las personas con asma son alérgicas a los animales aunque, contrariamente a la creencia popular, el pelo del animal probablemente no es el culpable. Sin embargo, la caspa (escamas de piel), la saliva, la orina y las plumas de los animales pueden provocar reacciones alérgicas. A pesar de que el pelo de los animales, en sí mismo, no representa ningún problema, puede acumular ácaros del polvo, polen, moho y otros alérgenos. Aquellos animales que vive en una jaula (como los pájaros, conejos, gerbos y los hámsteres) son probablemente menos indicados ya que el acúmulo de heces y orina en el material usado como cama o piso pueden atraer al moho y a los ácaros del polvo.

Si en algún momento se ha planteado la posibilidad de que su hijo sea alérgico al animal que tienen en casa, podría ser una buena idea que le hicieran pruebas de alergia, pero antes de decidir buscarle un nuevo hogar a su mascota consulte también con su Veterinario alternativas para reducir o eliminar los riesgos mediante el uso de medicamentos tópicos y/o sistémicos, a adoptando medidas más rigurosas de higiene. Si aún no son poseedores de una mascota pero desean serlo, existen algunas mascotas que pueden ser ideales para los niños con alergias, y que podrán entrar en casa con total confianza.

Si eligen tener un perro, es importante investigar sobre los animales bajos en alérgenos. Los perros de la familia de los Terrier por ejemplo, son bajos en alérgenos ya que no producen tanta caspa como otras razas de perros. Los Schnauzers, York Shire, el Perro de agua portugués, los Malteses, Bichón Frise, Poodle (caniche), Shih Tzu, Chihuahua y los Crestados chinos son perros que no sueltan pelo ni crean caspa, de modo que pueden considerarse los más adecuados para los niños con alergias. Sin embargo si el pequeño tiene un cuadro de asma muy severo, lo mejor es consultar con el médico antes de adquirir el animal.
en el caso de los gatos, un gato sin pelo puede ayudar a resolver el problema si tienes un niño que quiere un gatito. Los gatos Esfinge son gatos casi al completo sin pelo y pueden resolver el problema de los alérgenos en el hogar.

Otras opciones de mascotas para los niños quienes no puedan tener gatos o perros peludos en la casa pueden ser los camaleones, serpientes, lagartos, tortugas y los peces, que aunque puedan verse como  una elección definitivamente aburrida como mascota para muchos niños, resulta un gran acierto para las personas con alergias ya que no tienen caspa y son técnicamente hipoalergénicos. Se pueden conservar en un tanque o hábitat separado por lo que son muy limpios, tranquilos y recogidos.

En conclusión, las mascotas no sólo ayudan a reducir la incidencia de asma de adulto en los niños, también ayudan a combatir la ansiedad y la soledad, hace las personas más sociables y activas; sólo debemos informarnos para escoger la especie y raza más adecuada para nuestra familia o acondicionar la mascota que ya poseemos para minimizar las posibles reacciones sobre los miembros de la familia.

María Gabriela Quevedo
Médico Veterinario
Agromédica Veterinaria C.A, S.A.